¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto

Una cookie (o galleta Informática) es una pequeña información enviada por un sitio web y almacenada en el navegador del usuario, de manera que el sitio web puede consultar la actividad previa del usuario.

En nuestro caso son utilizadas para llevar el control de usuarios: cuando un usuario introduce su nombre de usuario y contraseña, se almacena una cookie para que no tenga que estar introduciéndolas para cada página del servidor. Sin embargo, una cookie no identifica solo a una persona, sino a una combinación de computador-navegador-usuario.

También las utilizamos para conocer la cantidad de usuarios nuevos, visitas de antiguos usuarios y otras funcionalidades estadísticas.

Gracias por su colaboración.

Affor, Prevención Psicosocial.

Fibromialgia

La fibromialgia es una enfermedad crónica que se caracteriza fundamentalmente por dolor de músculos y huesos, que suele estar acompañado de fatiga, cansancio generalizado, dificultades de sueño, problemas de memoria y atención, depresión, rigidez, dolor de cabeza, etc. La padecen, aproximadamente, 5 de cada 100 mujeres y la padecen también los hombres.

Se trata de una enfermedad difícil de diagnosticar, por eso la persona que la padece pasa mucho tiempo sin saber cuál es su problema y sufre por ello y porque las personas que le rodean no llegan a comprender su situación. Esta situación y el dolor generalizado, hacen que las personas con fibromialgia padezcan problemas como depresión, ansiedad, dificultad en las relaciones sociales y dejen de hacer cosas que antes les gustaban, lo que las lleva a encontrarse cada vez peor.

Mediante el tratamiento cognitivo conductual, nuestros profesionales pueden ayudarte a afrontar la fibromialgia y todas las dificultades que tiene asociadas, mejorando su comprensión, ayudándote a aceptar la situación y el dolor que conlleva. Al mismo tiempo, permite, mediante herramientas psicológicas contrastadas: mejorar el sueño (a través de la higiene del sueño y la relajación profunda), regular las emociones (conociendo nuestras emociones y las de los demás) y las relaciones con tu entorno (desarrollando habilidades sociales para comunicar lo que nos pasa y defender nuestros derechos), reducir el estrés asociado (con técnicas de relajación y gestión del tiempo) y la tristeza que la acompaña (mediante activación conductual).
Aunque se trata de una enfermedad crónica, el apoyo de la psicología ayuda a atajar los problemas asociados, permitiendo que te encuentres mejor y puedas disfrutar de tu día a día “llevando al dolor de la mano”.

 


Homepage-Sicherheit 
CalidadWeb Registro Sanitario