¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto

Una cookie (o galleta Informática) es una pequeña información enviada por un sitio web y almacenada en el navegador del usuario, de manera que el sitio web puede consultar la actividad previa del usuario.

En nuestro caso son utilizadas para llevar el control de usuarios: cuando un usuario introduce su nombre de usuario y contraseña, se almacena una cookie para que no tenga que estar introduciéndolas para cada página del servidor. Sin embargo, una cookie no identifica solo a una persona, sino a una combinación de computador-navegador-usuario.

También las utilizamos para conocer la cantidad de usuarios nuevos, visitas de antiguos usuarios y otras funcionalidades estadísticas.

Gracias por su colaboración.

Affor, Prevención Psicosocial.

Trastornos de Personalidad

 

En términos generales, las personas con Trastornos de Personalidad tienen pensamientos, emociones y comportamientos, que impiden un correcto equilibrio con el entorno personal, familiar y social. Se producen desajustes en la percepción de uno mismo, el estado emocional, la interpretación de la realidad, las relaciones sociales o el control de los impulsos. Suelen tener experiencias que difieren de las normas sociales y expectativas, por lo que sienten que son diferentes y tienen dificultades para conseguir sus objetivos y llevar la vida que desean. Pueden suponer estilos de afrontamiento desadaptativos y conducir a problemas personales y alteraciones como ansiedad, angustia o depresión.

Al tratarse de aspectos relativos a la personalidad, estas características no hacen referencia a cuestiones puntuales o limitadas en el tiempo, sino que definen el comportamiento y la forma de sentir de la persona a lo largo de la mayor parte de su vida adulta. Tampoco se concentra en un área específica de la vida de la persona (relaciones familiares o desempeño en el trabajo), sino que tiñe en cierta medida todas las áreas vitales.

La clasificación de los Trastornos de Personalidad distingue los siguientes tipos:

Paranoide

Se caracteriza por un patrón de desconfianza y suspicacia general desde el inicio de la edad adulta, de forma que las intenciones de los demás suelen ser interpretadas como maliciosas, con reticencia a confiar en los demás, rencores durante mucho tiempo o percepción de ataques a su persona o a su reputación que no son aparentes para los demás.

Esquizoide


Estas personas suelen presentar un distanciamiento voluntario de las relaciones sociales y restricción o frialdad en la expresión emocional, tienen tendencia a actividades solitarias y no desean ni disfrutan especialmente de las relaciones personales.

Esquizotípico


En este caso, el déficit en habilidades sociales e interpersonales suele ir asociado a una sensación de malestar. Son personas con una capacidad reducida para las relaciones personales, así como distorsiones cognoscitivas o perceptivas y excentricidades del comportamiento.

Antisocial


Presenta un patrón general de desprecio y violación de los derechos de los demás que se presenta desde la edad de 15 años, incluyendo dificultades para adaptarse a las normas sociales (incluso en aspectos legales), mentir o engañar a otros para su propio beneficio o por placer, impulsividad, irritabilidad e irresponsabilidad persistente, así como falta de remordimientos respecto a todo lo anterior.

Límite


Las personas con este diagnóstico experimentan una importante inestabilidad en las relaciones interpersonales y la autoimagen y una notable impulsividad. Destaca la presencia de relaciones inestables e intensas, alternando con facilidad del amor al odio o rechazo, con impulsividad en aspectos como gastos, sexo, abuso de sustancias, conducción temeraria, atracones de comida (con cierta frecuencia llevan asociados trastornos de alimentación o adicciones). Pueden darse igualmente autolesiones o amenazas suicidas recurrentes, con sentimientos crónicos de vacío.

Histriónico


Se caracteriza por excesiva emotividad y una búsqueda de atención, con comportamientos en los que ser el centro de la atención, una expresión emocional superficial y rápidamente cambiante y uso del aspecto físico para llamar la atención sobre sí mismo. Su forma de hablar suele estar cargada de teatralidad y exagerada expresión emocional. Puede ser fácilmente influenciable y considerar sus relaciones más íntimas de lo que son en realidad.

Narcisista


Las personas narcisistas presentan un grandioso sentido de autoimportancia (en la imaginación o en el comportamiento), con fantasías de éxito, brillantez, belleza o amor exagerados. Tienen una necesidad de admiración excesiva y falta de empatía, usando la relación con los demás para alcanzar sus propias metas.

Evitativo


Patrón de funcionamiento caracterizado por inhibición social, sentimientos de inferioridad e hipersensibilidad a la evaluación negativa. Esto puede hacer que evite trabajos o actividades que impliquen un contacto interpersonal importante debido al miedo a las críticas, la desaprobación o el rechazo. Por este motivo, es reacio a implicarse con la gente si no está seguro de que va a agradar y se ve a sí mismo socialmente torpe, poco interesante o inferior a los demás.

Dependiente


Estas personas presentan una necesidad excesiva de que se ocupen de uno, llevando a conductas de sumisión y temores de separación, con dificultades para tomar decisiones cotidianas si no cuenta con reafirmación por parte de los demás, dejando que otros asuman la responsabilidad en las principales parcelas de su vida.

Obsesivo-Compulsivo de la personalidad


Se caracteriza fundamentalmente por una preocupación excesiva por el orden, el perfeccionismo y el control mental e interpersonal, a expensas de la flexibilidad, la espontaneidad y la eficiencia. En ocasiones este perfeccionismo interfiere con la finalización de las tareas.

 

 


Homepage-Sicherheit 
CalidadWeb Registro Sanitario